BOYERO DE BERNA

Desde una mirada estética, podemos decir que realmente es una raza dotada de una belleza singular, de formas proporcionadas y un gran pelaje tricolor abundante, con manchas distribuidas de una forma poco menos que artística.  Es un perro adaptado a las inclemencias de climas mucho más extremos que los nuestros, y por ser resistente y rústico necesita de pocos cuidados. Simplemente, un correcto plan de vacunación y desparasitación, cepillado a diario y un buen alimento balanceado. Casi nunca se enferma.
Por otro lado, su temperamento también encierra características de incomparable valor. Es un perro tranquilo, dócil e inteligente, de carácter equilibrado y sobrio, muy fácil de adiestrar. Es un guardián, que no hace alardes de agresividad, seguro de sí mismo, es atento, alerta, reservado y desconfiado con los extraños, mostrándose enérgico, demostrando su valentía y poder de persuasión cuando las circunstancias lo demandan. Tiene una fidelidad incondicional hacia el amo, a quien le demuestra su afecto a toda hora, estando pendiente de cada movimiento y dispuesto a obedecerlo ante la más mínima orden. 
Es paciente con los niños, por quienes siente una especial predilección. No sólo es un compañero de juegos incansable, sino que además los vigila permanentemente no dudando en defenderlos ante la menor amenaza.
El Boyero es un perro muy rústico, acostumbrado a la vida a la intemperie y a los trabajos rudos. Se adapta a vivir en un departamento, siempre y cuando pueda estar cerca de su amo y recibir su cariño y atención permanente.
Si desea recibir más información sobre la raza Boyero de Berna, solicítela y se la enviaremos a la brevedad.